Esfera

martes, agosto 19, 2008

Relato fantastico

Hoy voy ha poner unos fragmentos de un relato que hice para un concurso. El relato no esta acabado, bueno realmente si lo esta, pero lo hice para uno de estos concursos que te piden un máximo de letras y claro cuando hice la historia vi que quedaba muy sin sustancia con tan poco espacio así que lo he lo estoy volviendo hacer pero de manera que la historia fluya sin limitarme en un espacio especifico.
Estos fragmentos que pongo aquí solo son un mini cachito de la primera parte de la historia son lineales pero salteados:
Resumen: Sabala una vieja hechicera de la naturaleza ve ha un Dios demonio descender de las montañas y crear un nido del que surgirá una de sus terribles criaturas. Sabala intentara destruir el engendro antes de que este nazca y este formado por completo. Pero lo que no sabe es que la criatura que surgirá de la estraña vaina, tenda una maravillosa y poderosa influencia sobre su vida y su futuro. ¿Quien ha dicho que la vida termina con la muerte?

    ...Durante unos segundo estuvo de pie delante de la cavidad sin moverse, negándose ha mirar lo que la oscuridad de la fosa guardaba en sus profundidades. Apretando con fuerza sus manos al viejo faldón lleno del polvo plateado, mientras bajaba la mirada despacio intentando preparar su mente para la terrible visón que le esperaba. Su mente acostumbrada a dislubar las mas terribles y malignas criaturas, no estaba preparada para ver lo que sus ojos dislumbraron en lo mas profundo de la fosa. Nada...

    Se inclino mas para ver el fondo pero seguía sin ver nada en el. Solo tierra movida negra como el carbón que desprendía un olor acido con un leve aroma ha rosas secas. Pero aquel olor a rosas secas no era normal, no era de rosas normales y comunes, lo había olido antes, hace mucho tiempo, cuando era una niña. Unas rosas muy especiales que solo se cultivaban en un sitio, que no recordaba, pero;

    -¿Dónde?, ¿ Donde lo había sido aquello?, - pensaba - Tanto le distrajo ese pensamiento, que su pie se deslizo desafortunadamente sobre el borde de la grieta, haciendo que la vieja mujer cayera rodando al fondo del agujero, donde sus viejo cuerpo se golpeo ruidosamente con el suelo quedando inconsciente sobre la negra y humeda tierra con olor a rosas secas...


    ...-Ves, estos son flores de invierno, solo crecen entre la fria nieve, por que son tan testarudas y fuertes que solo quieren disfrutar de la vida en lugares inospitos y friós- La charla tan locuaz de Yarai se corto de repente. Entre los cristales del invernadero una figura con armadura y una oscura capa gastada se movía veloz mente hacia la galeria principal donde se encontaba el despacho de Zori.

    -¿Que pasa Yari?. Pregunto la niña.- Nara observo inquieta la cara de preocupación de la mujer y dirigío su vista hacia donde ella miraba. Y allí entre el laverinto de cristales brillantes, lo vio, a un majestuoso e imponente caballero de la noche. Un caballero Drok. Envuelto en una armadura negra como la noche, con emblemas dorados cubierto con pequeñas nascas de nácar multicolor, se movia veloz mente por el patio esquivando las macetas y sacos de tierra que se extendian por el suelo. El caballero tenia una apariencia cansada y su capa azabache estaba llena de una gruesa capa de polvo. Parecia regresar de un arduo y pesado viaje. Nara no pudo contener la alegría y la emoción de ver por primera vez a uno de estos legendarios caballeros y salio corriendo del invernadero a gran velocidad esquivando con gran agilidad las enormes macetas que la rodeaban, dispuesta a salir ha su encuentro. Le alcanzo antes de que entrara en la larga galería colocandose delante de la oscura y pesada puerta con los brazos en cruz dando muestras de una gran impetu que sorprendio al imponente caballero.

    - ¡Eres muy grande!.-dijo Nara con una explosión de alegría infantil no contenida. El joven que iba ha coger el pomo de la puerta se sobresalto al ver aquella pequeña cabeza de cabellos dorados y enormes ojos verdes como rubíes delante de su mano que le miraba fijamente. Frunció el entrecejo sorprendido y mostrando una burlona sonrisa se agacho la cabeza sobre la inesperada y sorprendente aparición .

    -¿De donde has salido tu?.- La niña sonrió de oreja ha oreja y con sus pequeño dedo y señalo al invernadero. El hombre torcio la cabeza y miro ha su espalda.

    - ¡¿De ahí?! - dijo con tono sorprendido. El hombre miro para las enmarañadas paredes de cristal de su espalda de donde Yari salía ha trompicones intentando alcanzar a la niña. El caballero sonrió mas ampliamente y volvío ha mirar a la niña.

    -¿Acaso eres una flor, que se le ha escapado ha Yari? - dijo con tono burlon. La niña tapo su boca con las manos y se río muy divertida mente.

    - ¡Nooo!.-Grito la niña alegremente.

    -¡Yo no soy una flor!, ¡Las flores no andan, tonto!- grito Nara gesticulando divertidamente. El caballero se agacho mas y se puso de cuclillas a la altura de la niña.

    -¿Estas segura?.- Los ojos de la niña se abrieron de par en par.

    -¿Hay flores que andan?.-pregunto Nara totalmente escitada y enbobada con el posible descubrimiento. El caballero acerco su cabeza a la de la niña y le susurro al oído.

    - Y huelen mejor que las de verdad, pero suelen ser muy gruñonas.- La niña dibujo una amplia sonrrisa en su cara fascinada por aquella nueva revelación.

    -¿Enserio?- el hombre también dibujo una sonrisa picara en su cara y mientras cargaba a la niña en brazos.

    - ¡Porsupuesto!.- dijo rotundamente,

    -Pero no se lo digas a Yari se enfada mucho si se meten con algunas de sus plantas, ¡las adora!- Nara puso los dos dedos meñiques en cruz delante de su boca y acercandose mas al caballero, dijo muy bajito.-¡lo prometo!. Nunca diré que sus flores huelen mal. Dos efusivas carcajadas salieron esporádicamente del caballero, mientras le acariciaba el pelo.

    - ¡Buena chica!.

    La niña se quedo mirándole fijamente unos segundos.

    - Tu también hueles a flores-

    Unos brazos mas pequeños arancaron rapidamente a Nara de los brazos del caballero.

    - Huele a rosas de la noche.- Yari la había cogido en brazos y la tiraba suave mente de la oreja regañándola.

    -¡No se puede correr así por el invernadero Nara, hay flores que no soportan el mas mínima brisa de viento y se...! Nara replico en voz alta, haciendo caso omiso a la regañina de la mujer.

    - ¡¿Que son rosas de la noche?!- una risa aogada salio de nuevo del caballero.

    -¡Vaya Yari, parece que tienes una nueva discípula muy pequeña y curiosa!.- Nara interrumpió de nuevo.

    - ¿Que es una dicipila? El caballero la corrigió con voz firme.

    - Dis-ci-pu-la,-dijo

    - eso, Dis...- Yari tapo suabemente la boquita de Nara con la mano cuando esta intentaba repetir de nuevo la palabra.

    - Espera Nara, luego te lo esplicare cariño, pero ahora, estoy segura que el caballero Koren, esta aquí por algo muy importante y le estamos entreteniendo.- ¿Verdad? - el hombre miro al sol que ahora esta sobre ellos ha gran altura.

    - Ya es medio día. Dijo secamente. Su cara se puso seria y miro fijamente a Yari.

    -Necesito hablar con vuestro esposo de algo muy importante.- La mujer miro a la niña.

    - Creo que ahora...- Nara interrunpio bruscamente y com voz firme.

    - ¡Mi papa ya se ha ido ha casa y me ha dejado con vosotros!- el caballero la miro extrañado a Yari.

    - No quiere que vea a mama cuando las imagen y las voces la gritan. Tiene miedo de que me asuste. Dijo con la voz entrecortada – la mujer entristecio su rostro ante las palabras de la niña acaricio sus cabello suavemente y la recostó sobre su hombro, la niña siguió hablando con un fino hilo de voz intentando aguantar las lagrimas.

    - Pero yo no me asusto - dijo entre pequeños soyozos.

    -Claro que no preciosa, estoy segura que eres una niña muy valiente- le susurro Yari suavemente al oido - apoyo su cabeza contra la suya se dio la vuelta suave mente despidiendose con la mirada del caballero y empezo ha caminar despacio al invernadero con aquella fragil criatura en sus brazos.

    -¡Espera!.-Grito la niña repentinamente. Nara se coloco erguida en los brazos de Yari repentina mente asustando a la mujer, llamando de nuevo la atención del caballero que observaba como se alejaban las dos mujeres. Fijo sus enormes ojos verdes y vidriosos en él con una mirada penetrante. Y con voz dulce y firme se diriguio al caballero.

    - ¡No la abandones!.-Yari la miro sorprendida,- la niña no dejaba de mirar a Koren sin pestañear su cuerpecito se había quedado helado y rigido.

    -¿Que?.-Dijo el caballero sorprendido por el aspecto palido que lucia el pequeño rostro repentinamente.

    -¡No abandones a tu flor!- volvio a repetir la niña con mas fuerza-¡o se secara para siempre!.

    - ¿Mi Flor?,- pregunto el caballero perplejo,- la niña sonrió.

    -¡La que brilla como un sol en la oscuridad,! -dijo con una amplia sonrisa, mientras el color rosado volvia a sus mejillas.

    - No dejes que se apague o tu te apagaras con ella. - Después la niña volvió ha colocar su cabecita sobre el hombro de Yari quedándose adormilada.Yari miro al caballero intentando buscar una respuesta en él a las palabras de la niña y al estraño dialogo de ambos, pero este apenas tenia expresión en su rostro que estaba palido y desencajado. Y Yari se dio cuenta de que las palabras de la niña havian abierto una brecha en su mente y que el espiritu del caballero, se encontraba mas allá de los dominios de los hombres y mortales...



...La masa seguía subiendo por sus piernas inexorablemente. Un fuerte estruendo la atrajo de sus terribles miedos y la hizo levantar la mirada hacia la vaina que empezaba ha retorcerse entre fuertes espasmos cada vez mas frecuentes y fuertes. Esta también lucha va con fuerza por librarse de esa sustancia corrosiva y viciada que intentaba evitar que aquel engendro saliera de sus entrañas. Un montón de filamentos surgieron a la vez del suelo fangoso y se lanzaron violentamente hacia la vaina. La envolvieron fuertemente oprimiéndola mientras intentaban hundirla de nuevo bajo su negro y humedo manto. No pasaron ni dos segundos cuando de nuevo Sabala volvió ha quedar embriagada por aquel olor tan especial. La grieta se volvió ha llenar de aquel aroma ha rosas que antes le había traído tan buenos recuerdos. La enorme Vaina empezó ha hincharse y ha producir unos sonidos estridentes y dolorosos para los oídos. Los aferrados tentáculos que lo aprisionaban se aflojaron, en un auto reflejo por aquella estridencia de sonidos, y fue entonces cuando la vaina revento....


...Un brazo que había surgido de la vaina la asirá de la muñeca fuertemente. Sabala grito asustada. Lo que ocultaba la vaina debajo pareció agitarse mientras el brazo se aferraba mas sobre su muñeca acercándola mas al cuerpo que estaba bajo aquella cubierta. Una exhalación repentina y ahogada se oyó por toda la grieta. Y Sabala observo como lo que había de bajo de aquella enorme placenta reventada, empezaba ha respirar acompasada mente...

...Por unos segundo el miedo y el terror abandonaron a la mujer dejándola en una especie de suave trance como los que había padecido de niña. Hasta que unos desagradables gorgoritos, la hicieron volver de nuevo la mirada ha la masa negra, que ya formada se ocultaba en la oscuridad de la caverna moviéndose ansiosamente mientras esperando para atacar a sus dos nueva y apetecibles presas...


...El ambiente se volvió insoportable y Sabala empezó ha sentirse mareada su corazón latía con gran fuerza ya cada vez le resultaba mas difícil respirar, apunto estaba de desmayarse cuando una tercera voz surgí en su cabeza y Alma y Mente callaron al unísono.-¿Dónde quieres ir?, mujer.-Una oleada de calor proveniente de la mano que la sujetaba paso a su cuerpo recorriéndola como si fuera electricidad y produciéndola un gran dolor, sus sentidos estaban colapsados y apenas podía moverse y respirar. Con gran esfuerzo y sabiendo que estaba apunto de desmayarse intento deshacerse de la dolorosa y ardiente mano que la aprisionaba, pero solo pudo alcanzar a ver antes de perder el sentido como algo parecido a símbolos muy antiguos empezaban ha dibujarse sobre el brazo que la aprisionaba. Y como la putrefacta aberración se lanzaba sobre ellos. Callo al suelo casi exhausta y apunto de perder el sentido cuando la tercera voz dijo de nuevo con voz mas fuerte y grabe.-¿Dónde quieres ir mujer?.-pero Sabala ya no podía contestar ni siquiera sentía el aire entrar en sus pulmones y todo se volvió oscuro a su alrededor. Solo podía distinguir dos rostros difuminarse en su mente dos rostros pálidos de largas melenas negras e idénticas que decían al unísono.

-¡A casa!.-...


Otro dia mas---de otras historia-----

Ja ne--------


1 Comments:

At 1:02 p. m., Anonymous Anónimo said...

Para mi gusto tiene demasiada descripción y poco diálogo,llega un momento que te cuesta no perderte,ja,ja,pero la trama está bien.Me gusta más Dragón porque es más diálogo pero esta no está nada mal,tiene muy buena pinta.

 

Publicar un comentario

<< Home